Archivo de la etiqueta: Relatos

Regreso al Antigo Cafe

Cafe

No es cuarenta de mayo, pero ya me he quitado el sayo, el tiempo caluroso y pegajoso como en una noche de verano, este tiempo de mañanas calurosas y tardes tormentosas, de noches tranquilas que invitan a salir,  de estrellas y luna, esta noche es tiempo de radio.

Salgo del trabajo, el sol se esta poniendo y el cielo toma tantos tonos de naranja y rojo que parece que hoy ha sido pintado, dias como este me ponen malo, me recuerdan muchas cosas y me hacen pensar tanto que no me doy ni cuenta de hacia donde estoy marchando.

Cuando salgo de mi mismo, me doy cuenta donde he aparcado, parece mentira como funciona la mente, te lleva ella sola al lugar mas inesperado, es curioso pero es el sitio donde antes tantas veces habia aparcado, esta junto Antiguo Cafe, y hace muchos meses que con el trabajo y mil historias por aqui no me habia acercado.

Salgo del coche, miro la cartera, pues no creo que quede ya confianza para pedir fiado, dudo un momento entre coger una chaqueta o no, no tengo frio, pero quizas por constumbre, el llevar chaqueta me hace sentir armado, chaqueta y corbata para ser un brillante caballero armado, pero al fin y al cabo a quien quiero impresionar, los que hay ya me conocen y a los que no me conocen para que los quiero impresionar, dejo la chaqueta y no solo me la aflojo sino que dejo la corbata.

Me apoyo en la puerta de madera, bastante desvencijada, que funciona no obstante con vaiven como las puertas de los salones del oeste y entro en el local, cuando entro una extraña sensacion me embarga, es parte de mi, quizas sea porque el recuerdo de ella esta en el ambiente.

El local no ha cambiado, las mismas mesas pegadas a la pared alargadas, de madera llenas de cortes y manchas con mas historias que algun pais, llenas de corazones, telefonos, declaraciones y te quiero, aunque se ve alguna que otra silla nueva que desentona con las demas, pero claro se van rompiendo con el paso del tiempo y en algun sitio se tiene la gente que sentar, La misma barra de piedra blanca aunque no demasiado blanca, apoyada en un muro de caravista y los mismos taburetes cada uno de su padre y su madre.

La vitrina llenas de bandejas con restos de tapas del dia me hacen apetecer un bocadillo, pero el cuerpo me pide otra cosa, me pide un cafe, ese cafe que hacen como no lo hace nadie, ese cafe con esa mezcla tan secreta como la formula de la coca-cola, en su punto de molienda que garantiza que en un corto cafe en una pequeña taza de loza se haga un milagro de liquido y crema que permite que dos terrones de azucar floten durante un rato sobre el cafe.

Se lo pido al camarero, no lo conozco este si es nuevo, me lo sirve con mucha pompa como si fuera un magico elixir, cuando al verlo se me cae el mundo a los pies, aquello no es el cafe que yo recordaba era un simple pocillo de agua sucia y apestosa que no me atrevo ni a probar, dudo durante unos segundos, y cuando estoy a punto de claudicar, veo entrar por la puerta al dueño, viene cargado de bolsas, pero al verme se alegra tanto que las deja en el suelo y se acerca a saludarme, cuando ve lo que estaba a punto de tomarme el mismo me lo quita y lo tira al fregadero.

Entra tras la barra y se pone a preparalo el mismo, alterna preguntas sobre mi vida actual, con solicitudes de disculpa por el mal cafe, me explica que esta solo en el bar y que lo ha contratado como ayudante, me hace sentirme bien, en el fondo todo el mundo agradece que alguien se alegre de verte, me dice que luego hablamos pero que tiene que descargar la compra so pena de que se le estropee el congelado, le miro le sonrio y le digo que vaya que haga su trabajo que no se preocupe por mi.

Cojo mi cafe y veo que esta sola mi mesa de siempre, no es que me la hayan reservado solo que en un dia como este y a estas horas no hay nadie, asi que me dirijo a ella, dejo el cafe y me acueredo de la vieja gramola donde siempre poniamos discos, me acerco y la veo llena de polvo, sin preguntar la enchufo, pobre  la tele y la radio la han sustituido, noto el ruido del transformador, poco a poco y parpadeando se encienden los neones que la recorren salvo el de siempre al que hay que pegarle un suave toque para que se quede fijo, echo una moneda y selecciono…. B4 nuestra cancion la misma cancion de siempre.

Me doy la vuelta y mientras dejo a mi espalda la gramola, se lo que esta haciendo, un brazo electrico saca de un soporte el disco y lo acerca a un punto donde una cabeza lectora hace sonar el disco, un pequeño ruido de huevos fritos y voila, ahi esta la musica……

Me acerco a la mesa, y veo como sobreimpresos en los sitios, los fantasmas de ayer, el hombre gris, la mujer que triufa, ella, el, los amigos. me siento en la mesa y saco una pequeña libreta de papel, con tapas de piel, y palpo los bolsillos buscando un boligrafo un lapiz, solo encuentro una pluma, una viscontina, regalo de aquel que fue cronista de un encuentro de un hombre y una mujer, doy el primer sorbo del cafe y escribo, escribo con soltura, con tranquilida sin presion como si fuera la primera vez.

Y es que he he vuelto, he vuelto al Antiguo Cafe.

Puntos de referencia.

Puntos de vista

Hay una niña en la parada de autobuses que sin hablarme me dice muchas cosas, me recuerda que envejezco, porque dia tras dia la he visto crecer, recuerdo los primeros dias cuando su padre la bajaba del coche y esperaba junto ella hasta que aparecia el autobus, era la reina de sus ojos no la podia dejar sola ni un momento, poco a poco su padre le daba un simple beso de despedida y veias como iba creciendo, luego ya ni beso, solo hasta luego y a veces un fuerte portazo, porque no conozco a la niña, pero joder que carcter tiene, me dice si llego pronto o tarde, porque es regular como un tren, me dice si hoy me va a cazar el radar porque si el radar esta puesto ella no esta alli sino unos metros mas a la izquierda, hay que ver cuantas cosas me dice una persona que ni siquiera me habla.Puntos de referencia, ves el bar de la gasolinera, ves si la barra esta vacia o llena, si hay camiones, si hay gente con prisa como almas en pena, y es que a la hora de valorar para todo hacen falta puntos de referencia, porque hay cosas que solo se pueden expresar con una referencia puesto que no tienen medida.

Te quiero mas que a mi vida, seria un ejemplo de medida en un punto de referencia, pero tambien una declaracion, necesitamos puntos de referencia, patrones, escalas, todo controlado, todo metido en hormas y moldes para que nada nos haga sospechar que hay una vida detras, queremos la carne cocinada, envasada, limpia, suprimamos el olor, aumentemos la seguridad aunque sea a costa del sabor.

Pero ¿Hay vida sin riesgo? ¿A que sabe la vida? Hay gente que dice que la vida es amarga, pero amarga es  una cerveza fresca que tomas despues de pasar mucho calor y es una sensacion muy especial, no me gusta beber una botella de un gran vino escondido en un recondito sotano, prefiero uno de batalla en la mesa con la gente que quiero con la gente que me quiere.

Hoy te terminado de hacer funcionar mi GPS ahora tengo otro punto de referencia que me dice cuanto he caminado, en cuanto tiempo lo he hecho y por donde lo he hecho…. pero no mide lo mas importante, mi sensacion de bien estar, mi satisfacion por el esfuerzo realizado ¿Como se mide esto?

¿Cuales son tus referencias? ¿Has pensado si son las correctas?

De pequeño te inculcan que tienes que ir al colegio como todos, te ponen de referencia a un vecino que saca buenas notas, tienes que ser perfecto, sacar buenas notas como ese, triunfar en el futbol como aquel otro, ganar concursos de dibujo como el de alla o ser obediente y callado como el que mas.

Luego sigues creciendo, ahora ya no te comparan, sencillamente te muestran lo que alguien ha conseguido y te invitan a conseguirlo, si lo consigues has triunfado sino has fracasado.

¿ALGUIEN TE PREGUNTO ANTES DE MARCAR TU CAMINO?

Antiguo Cafe – Lugar de encuentro

Lo que comenzo como un escrito suelto, quizas al final llegue a mas, Antiguo Cafe no es un cafe real, no son personajes, ni siquiera son personas, son arquetipos de gente que ha vivido y que vivira, quizas quien sabe estes sentado al lado de uno de ellos

Antiguo Cafe es el nombre de un local imaginario con la estetica de los grandes cafes de Paris, maderas, separadores, terrazas en la calle, toldos, montado en un pequeño pueblo sin nombre, por alguien que no existe, que no tiene ninguna vida mas que ver a la gente pasar, y la gente pasa y alli pasan historias, historias que como algunas canciones crees que han sido escritas para ti
Sigue leyendo

John Doe – El hombre de repuesto

Podeis escuchar esta musica mientras leeis

Mi nombre es John Doe, pero es un nombre falso, como falso soy hasta la medula, no soy ni siquiera un personaje de ficcion, en Estados unidos una persona anonima es John Smith, y un cadaver anonimo es John Doe, la version americana de Juan Nadie, no estoy muerto, pero no estoy vivo, mi corazon solo late para bombear sangre, soy John Doe el hombre de repuesto.

Es dolor el saber
que lo nuestro se puede terminar
porque simple y sencillamente
nunca he sabido actuar

Todo empezo meses atras, cuando acepte el encargo de mi jefe de acompañar a su esposa a una fiesta, no la conocia, el me pidio su complicidad, me dijo hazme este favor, piensa en la gente que conoceras, yo tengo que irme a navegar con unos amigos, piensa que confio en ti porque eres un hombre caval y no dejaria a mi mujer con cualquiera,no es gran cosa pero igual conoces a alguna chica interesante en la fiesta, solo tienes que ir con ella y volver el tiempo restante estas libre
Sigue leyendo

Una luz al final del camino

Con la cabeza entre las manos, llorando como un niño,lagrimas de dolor lagrimas de alivio, hoy toque fondo, no os podeis imaginar hasta que punto, deje el coche, me subi al quitamiedos y sencillamente voy a tirarme, dejarme caer, morir, pasar pagina, el camino facil, el caminio del cobarde.

moribundo…

No soy joven ya, tampoco soy viejo, cuando miro atras solo veo todo aquello a lo que he renunciado por lo que tengo, y me pregunto si realmente vale la pena haberlo conseguido, soy un comercial, no importa que vendo, sencillamente vendo cosas, cosas que muchas veces no le hacen falta a mis clientes, pero en la sociedad actual casi nadie compra cosas que necesita y acumula cosas que no necesita. Sigue leyendo