Mazinger Z, El robot de las estrellas (Mach Baron, 1974)

Mazinger Z

Bueno si hay algo que recuerdo con claridad como un trauma infantil de mi juventud fue el perdermer un epsisodio de Mazinger Z, solo uno, pero es que en aquellos año cuando no existian los videos, cuando no habian reposiciones y cuando solo habia una cadena de television que por la sobremesa en lugar de hacer cotilleo cortaban la emision, perderte un episodio era igual a no verlo.

En ese verano, cuando lo mas de lo mas era tener la baraja de Maziger, y el tener el robot en miniatura o algun objeto con el asociado era el equivalente a ser un semi-dios se estreno esta pelicula, recuerdo haber salido del cine flotando, flipando con los efectos y emocionado luchando con mis amigos al grito de !Puños fuera!, hace unos dias la volvi a ver y juro que no volver a ver ninguna de aquellas peliculas que fueron miticas para mi.

Joder que pelicula mas casposa,suscribo totalmente la opinion de ulthar en julibud que a continuacion reproduzco:

Esta pelí­cula demuestra que el cine Z Coreano es mil veces más marrano que el Japones. Godzilla, Metchikong, Ultraman… solo son simples aficionados. Mach Baron es el máximo exponente de cine Z oriental y es tan horriblemente mala que no dejarás de reí­r.

Aunque la pelí­cula recibió en castellano el tí­tulo de ‘Mazinger: el robot de las estrellas‘, esta no tiene nada que ver con este personaje de anime. Mach Baron proviene de una serie de televisión y sus autores no son los mismos. No se quien es posterior en el tiempo, pero uno es una flagrante copia ya que todas las armas y poderes son exactamente los mismos.

Me cuesta mucho hacer un comentario coherente, así­ que repasaré uno a uno los aspectos más destacados.

Los robots. Peor hechos que los de Godzilla (y eso que ya son feos). En muchos planos se nota claramente que son juguetes de no más de 10cm. Hay que destacar también el uniforme de Mach Baron, que es rojo escarlata ciertamente llamativo. Los robots malos son una sucesión continua (cada dí­a uno) de aberraciones mecánicas con todo tipo de armas estrafalarias, como las manos-pinzas, los brazos-taladros, etc…

Los actores. No habí­a visto nunca hacer movimientos de cabeza tan violentos. Aunque he de decir en su defensa que si me obligasen a llevar esos uniformes de colorines imposibles también me resultarí­a difí­cil actuar. Hay que destacar al profesor que inventó a Mach Baron ya que comparte cierto parecido con el Sherpa.

Los malos. Como en casi todas las pelí­culas cerdunas como esta, los malos se sirven de unos matones llamados comúnmente masillas, que no son otra cosa que esbirros estúpidos que acostumbran a atacar en masa ya que son increí­blemente inútiles. Desgraciadamente nunca son suficientes y uno solo de los héroes de la pelí­cula puede encargarse fácilmente de unos cincuenta masillas. En esta pelí­cula, para ahondar todaví­a más en su vergí¼enza popular, los masillas van disfrazados de jugadores de rugby. 😮

Los sonidos. Es una de las cosas más agobiantes, y es que durante los combates, se llega incluso a omitir cualquier otro sonido aparte de pitidos y zumbidos de sintetizador. El apartado de la música es lo único potable de la pelí­cula, y solo es igual de mala que el resto de canciones japonesas de la época. Un par de temas pastelones y luego otro par de temas setenteros super retros para la aparición de los robots que es de lo poco que se salva.

En resumen, una pelí­cula super-mega-infame. Increí­blemente divertida al principio, pero que después de la primera media hora se hace agobiante. Imprescindible verla acompañado de algún grupo de amigos para echar unas risas y que además te ayuden a levantarte cuando te desmayes.

Para que decir mas si ya esta todo dicho, solo dejaros unas imagenes por si os apetecen ideas para los disfraces de carnaval.

Entradas relacionadas:

  • No hay entradas relacionadas

Un pensamiento en “Mazinger Z, El robot de las estrellas (Mach Baron, 1974)

  1. Doctor Infierno

    A ver si me la pasas, aunque preferirí­a tener los capí­tulos de los dibujos animados y recordar cuando me levantaba de pqueño pronto para ver los dibujos.

Deja un comentario