La senda del cobarde


Bushido, literalmente traducido como “El Camino del Guerrero”, se desarrollo en Japón entre las eras Heian y Tokugawa (S.IX-XII). Era un modo de vida y un código para el samurai, una clase de guerreros similar a los caballeros medievales de Europa.

Estaba influenciado por el Zen y el Confucionismo, dos diferentes escuelas de pensamiento de esos periodos. El Bushido pone el énfasis en “Lealtad, auto-sacrificio, justicia, sentido de la vergí¼enza, modales refinados, pureza, modestia, frugalidad, espí­ritu marcial, honor y afecto”

La única salida para un Samurai derrotado era la muerte o el suicidio ritual: seppuku.

Seppuku, desentrañamiento también conocido como Hara-Kiri, es cuando un Samurai literalmente se saca las entrañas. Tras ese acto, otro samurai, usualmente un amigo o pariente, le corta la cabeza.

Esta forma de suicido era realizada bajo diferentes circunstancias “Para evitar la captura en batalla, captura que el samurai no consideraba deshonrosa y degradante, pero de mala polí­tica; para expiar un acto indigno o fechorí­a; y quizás mas interesantemente, para advertir a su Señor”

Un Samurai preferirí­a matarse a si mismo antes que traer deshonor y desgracia al nombre de su familia y a su Señor. Esto era considerado un acto de verdadero honor.

Informacion sacada de aqui

Hace unos dias un familiar mio decidio tomar este camino segun me ha contado estaba viendo la tele cuando se subio a su habitacion y al rato cuando vieron que no bajaba lo encontraron muerto. Yo me he enterado casi quince dias despues.

Mi primera imagen fue la de ponerme en su situacion, en los problemas que le conocia, en la gente en la que le rodeaba, en su historia, en su pasado y pensar que quizas hubiera hecho lo mismo, morir de una forma elegida, escapar a la decrepitud, dejar un bonito cadaver, no cargar a los familiares con largas agonias, en fin a mucha gente que conozco me ha confesado que en un momento dado de su vida se la ha pasado por la cabeza, una de ella muy ordenada me conto como lo habia planeado y todo, y yo bueno subido en la baranda de un puente en un momento dado senti ganas de volar.

Recuerdo no hace muchos años mientras paseaba el perro en la ermita de la Virgen de Gracia, asisti en la distancia como si de una pelicula muda se tratara a la llegada de una chica en moto al puente, de como dejo la moto, bien atada para que no la robaran y de forma que no molestara al trafico, unos segundos despues salto el quitamiedos y volo hasta el fondo del barranco, no en puenting sino buscando una salida facil a una vida quizas no tan facil, recuerdo los movimientos mientras los servicios medicos intentaban recuperar su cuerpo, recuerdo la breve reseña en un periodico local diciendo que habia muerto, y cada año por esas fechas como alguien que todavia se acuerda de ella deja un ramo de flores en el mismo sitio donde ato su moto.

Pero no somos samurais no estamos entrenados para y por el honor, para matar o morir,sino para buscar una felicidad que nunca vemos llegar, que siempre pensamos que esta a la vuelta de la esquina, piensas en el tema y ves que no hay ningun honor en morir y dejar los problemas a otro, no hay ninguna belleza en un cadaver por viejo que sea, piensas en que quizas hubiera sido mejor coger la puerta y marcharte, quizas mejor comprar una escopeta y descerrajar de dos tiros a quien te hace dificil vivir, y luego irte a la carcel a disfrutar de un libro y de una soledad que jamas debiste perder, piensas que al fin y al cabo, que honor hay en seguir la senda del cobarde.

Y es que asi he calificado a todos los suicidas en esta vida, de cobardes, no he creido jamas que Antonio Flores sea mejor musico por haberse suicidado de una sobredosis, Kurt kobain otro que tal, y tantos y tantos, estan en los libros de historia, los ha hecho mas grandes su muerte, les dejaron el marron de su vida a otros, y bueno tambien los beneficios de su muerte.

En la antiguedad los suicidas no tenian derecho a dormir en tierra santa, hoy ya a nadie se le niega ese privilegio, decian que los suicidas iban directos al infierno, pero ¿Hay infierno?, ¿duele mas o menos a los familiares la perdida cuando es asi que cuando es por una enfermedad o accidente?, cuando se te va alguien siempre te queda el amargo sabor de algo que querias haberle dicho de algo que querias haberle hecho, pero ademas en estos casos la pregunta.

¿Podia haber hecho algo para evitarlo?

Hoy es el primer dia del resto de tus dias, si tienes algo que decir a alguien, si tienes algo que que hacerle, hazlo hoy piensa que mañana puede ser tarde.

Entradas relacionadas:

4 pensamientos en “La senda del cobarde

  1. TARA

    tambien se ha de ser muy valiente para cometer tal acto..o estar tremendamente desesperado.
    quién no ha pensado alguna vez en apagar la luz y decir ya nos veremos!! ? pero lo mismo que representa apagar la luz ..siempre me he dicho y si encendiera la luz ,para terminar con la oscuridad?
    la vida no es un cuento de hadas perfecto..pero depende que tipo de cuento queramos inventar para nuestra historia..
    los samurais tení­an un código ..pero hasta que punto eso representa cobardí­a? reconocer una derrota es loar la parte de ser humano que tenemos.nunca seremos perfectos..y eso es la belleza de la existencia. lo bueno y lo malo.reconozco y valoro la victoria,tanto o igual como una derrota.
    realmente se pierde?

  2. sinfin

    Yo recuerdo, una vez, iba al colegio, y estuve a punto de tirarme a las ví­as del tren, en el último momento pensé, no te dejes influenciar, por esa banda de arpias, tu tienes que poder con todos, y a partir de allí­ deje de lado, la niña débil, y nací­ con más fuerzas, convirtiendome en una rebelde sin causa, cabrona, hijaputa a veces, para que negarlo, pero lo suficientemente educada, como para girar la cara, o simplemente ignorar a toda esa gente que me hizo pasar por ese infierno.

    La vida, cada dí­a nos da un par de “ostias” (perdonadme por ser tan malhablada) pero no se si soy un bicho raro, pero la ostia más grande de mi vida, la que me hací­a pensar en desaparecer tras de él, me llenó de vida, me impulsó a vivir de nuevo. Con más ilusión que antes quien sabe, supongo que me contagió sus ganas de vivir.

    Ahora me lamento todos los dí­as que mi vida es una mierda, pero en cambio no me pasa por la cabeza la idea de desaparecer, que harí­a el mundo sin mi? bromas aparte, supongo que todos tenemos un momento en que se nos cruzan los cables, hace falta valor, tomar la decisión, yo no creo que el suicidio sea cosa de cobardes, hace falta ser cobarde para no hacerlo. (es una animalada lo se..) hace falta sangre frí­a.

    Y lo de si alguien hubiera podido cambiar el devenir de las cosas, creo que en esos momentos, no escuchas nada, no miras, no sientes, no entiendes, tan sólo piensas en una cosa, en dejar de vivir. Tu familiar murió feliz, no te quepa duda, consiguió lo que querí­a.

  3. zazc

    No se si es mejor a veces tomar el camino fácil y rápido. Opino que también hay que ser muy valiente para tomar ese camino, aunque como a todos alguna vez se me ha pasado por la cabeza, sé que yo nunca tendrí­a el valor necesario para hacerlo, tendrí­a que verme muy pero que muy desesperada. Siento lo de tu tio.

  4. aizea

    no creo q sea tan fácil decidir q es ser valiente y q es ser cobarde, pq jamás podremos realmente lo q piensan o sienten los q nos rodean. Tenemos demasiada necesidad de juzgar a los otros y de saber pq hacen esto o eso, o de etiquetar lo q han hecho como bueno o malo. Lo hizo, él sabrá pq. un beso,

    Salut i amor

Deja un comentario